Castillo de Albrechtsburg, en Alemania

A 25 kilómetros al noroeste de Dresde, a orillas del río Elba, se encuentra la antigua ciudad de Meissen, en el estado de Sajonia. Meissen cuenta con más de 1000 años de historia y es conocida, sobre todo, por ser el lugar de nacimiento de la famosa porcelana de Meissen.

Navegando más allá de la ciudad a lo largo del río, la mirada del viajero se centra en un magnífico conjunto arquitectónico ubicado en una alta colina. Allí, dominante, se puede ver el castillo de Albrechtsburg y la catedral de la ciudad. Es en el castillo de Albrechtsburg donde nació la producción de porcelana europea y donde se llevó a cabo a lo largo de más de 150 años, hasta que la producción se trasladó a un nuevo edificio en el centro de la ciudad.

Castillo de Albrechtsburg
Castillo de Albrechtsburg.

La historia de la ciudad comienza en el año 929, cuando el rey Enrique I fundó la fortaleza “Misnia” en la ribera del río Elba, que recibió su nombre de un arroyo cercano. Luego, desde 968, Meissen, se menciona en la historia en relación con la formación del nuevo obispado de Meissen, y como la residencia de Markgrasses de Meissen. Originalmente como un pequeño pueblo al pie de la colina de una antigua y ya desaparecida fortaleza (Misnia), Meissen pronto se convirtió en una de las ciudades más importantes de Sajonia.

Albrechtsburg Meißen

La construcción de la atracción principal de Meissen, el castillo de Albrechtsburg, comenzó en 1.471, cuando Sajonia fue gobernada por el elector Ernesto de Sajonia, junto con su hermano menor Alberto III de Sajonia-Meissen. Esta obra maestra arquitectónica, erigida bajo la dirección del maestro real Arnold de Westfalia, fue el primer castillo construido exclusivamente como residencia noble para una convivencia tranquila, y no como una fortaleza militar.

Albrechtsburg

Es posible que Albrechtsburg fuese el primer castillo de la historia de Alemania, aunque no hay registros que lo confirmen rotundamente.

Reyes de Sajonia

En 1.485, después de la llamada “partición de Leipzig” de las tierras de la casa principesca de Wettin entre los hermanos Ernesto y Alberto, el castillo de la ciudad de Meissen se mantuvo a favor de este último. Sin embargo, el hijo de Alberto, el duque Jorge de Sajonia “El Barbudo” (apodado así porque después de la muerte de su esposa dejó de afeitar por completo), habiendo vivido en Albrechtsburg, eventualmente transferiría la residencia familiar a un nuevo castillo en Dresde.

Meissen - Albrechtsburg

En 1.710, el rey Augusto el Fuerte fundó la primera fábrica europea de porcelana blanca en el castillo de Albrechtsburg. El descubrimiento de “oro blanco” tuvo una gran importancia científica y económica, poniendo fin al monopolio chino en el mercado de productos de porcelana.

Germany - Meissen - Albrechtsburg

La producción de la famosa porcelana Meissen se llevó a cabo en el castillo hasta 1.863. Después de aquel año, se trasladó al centro de la ciudad. Hoy en día, en el castillo de el hay una sala de exposiciones dedicada a los 300 años de historia del desarrollo de la porcelana europea. Entre sus exhibiciones hay obras de arte únicas de porcelana, trabajos hechos a mano del siglo XVIII, incluyendo objetos hechos para las casas reales de la emperatriz rusa Catalina la Grande y el rey Augusto III de Polonia, así como obras de maestros modernos. En otras magníficas salas del castillo, los visitantes puede contemplar una variedad de maravillas históricas, valiosos muebles, figurillas de lujo y figuras con ropas medievales que dan a los interiores una atmósfera de tiempo lejano. Las paredes y los techos de muchos de los pasillos están decorados con notables pinturas que representan escenas de la historia de Sajonia.

Germany - Meissen - Albrechtsburg

Adicionalmente, la catedral del obispado de Meissen, que está junto al castillo, también merece atención. La primera residencia de los obispos fue fundada aquí en el año 968 bajo la dirección del emperador Otón I del Sacro Imperio Romano Germánico. La construcción de la actual catedral gótica comenzó en 1.260 y continuó hasta el comienzo del siglo XIV. En 1.425, el primer elector de Sajonia de la Casa de Wettin, Federico I, añadió la Capilla del Príncipe, que serviría como lugar de entierro de su dinastía.

Castillo

A parte del castillo de Albrechtsburg y la catedral vecina, Meissen tiene una gran cantidad de monumentos culturales e históricos interesantes, como la antigua Iglesia de Santa Afra o el Ayuntamiento, los cuales son testigos del perfecto estado de conservación de la centenaria historia. Además, los visitantes de la Meissen pueden tener el placer de visitar las tabernas y restaurantes con más encanto de la ciudad, donde podrán degustar los vinos secos locales de numerosos viñedos, así como la cocina tradicional de la zona.













0 comentarios

Todavia sin comentarios!

¡Puedes ser el primero en comentar este post!

Dejar un comentario