Cueva de Fingal en Escocia

La reina Victoria, Matthew Barney, Julio Verne y Pink Floyd no son nombres que se suelan escuchar en la misma oración, pero realmente todos ellos tienen algo en común. Conocida como la Cueva de Fingal, esta formación geológica tiene una historia y geología diferente a cualquier otra cueva en el mundo.

Con 22 metros de alto y 82 de profundidad, lo que hace que esta cueva sea tan visualmente asombrosa son las columnas hexagonales de basalto, formadas en pulcros pilares de seis lados, que conforman sus paredes interiores.

Cueva de Fingal
Cueva de Fingal, en la deshabitada isla de Staffa.

La cueva fue una maravilla conocida ya por los antiguos irlandeses y escoceses celtas, siendo un lugar importante de leyendas. Conocida por los celtas como Uamh-Binn o “La cueva de la melodía”, una leyenda irlandesa en particular explicaba la existencia de la cueva, así como la de la similar Calzada del Gigante en Irlanda del Norte. Como ambas formaciones están hechas de las mismas columnas de basalto, la leyenda sostiene que fueron las piezas finales de un puente construido por el gigante irlandés Fionn mac Cumhaill (también conocido como Finn McCool) para poder ir desde Irlanda hasta Escocia, donde lucharía contra Benandonner, su gigantesco rival.

Gruta de Fingal

La leyenda que conecta las dos estructuras, es en efecto geológicamente correcta. Tanto la Calzada del Gigante como la Cueva de Fingal fueron, de hecho, creadas por el mismo flujo de lava antiguo, pudiendo haber formado un “puente” entre los dos sitios. Por supuesto, esto sucedió hace unos 60 millones de años, mucho antes de que la gente hubiese estado allí para verlo. No obstante, el razonamiento deductivo de los pueblos antiguos formó la conexión y la base de la leyenda de que los dos lugares deben estar relacionados.

Fingal's Cave, Staffa

La cueva fue redescubierta por el naturalista sir Joseph Banks en 1.772. En el momento del descubrimiento de Banks, Fingal, un antiguo poema épico en Six Books, era una serie poética muy popular, supuestamente traducida de una antigua epopeya gaélica del poeta irlandés James Macpherson. El libro fue una influencia sobre Goethe, Napoleón y Banks, quien rápidamente bautizó la cueva escocesa, que ya tenía el nombre de Uamh-Binn, según la leyenda irlandesa, llamándola “Cueva de Fingal”.

Y a pesar de que Banks es responsable de redescubrir y cambiar el nombre de la cueva, sería un romántico compositor alemán quien realmente catapultó la cueva a la fama mundial.

Fingal

Tan emocionado quedó el famoso compositor Felix Mendelssohn por el esplendor de la cueva que, para una postal que escribió a su hermana, escribió: “Para hacerte comprender cuán extraordinariamente las Hébridas me afectaron”. La obra “Obertura de las Hébridas”, también conocida como la Cueva de Fingal, se estrenó el 14 de mayo de 1.832 en Londres. (El nombre original puede haberse basado en los ruidos sorprendentes que a veces produce la cueva).

Fingal's Cave

En un arranque romántico, el artista JMW Turner pintó “Staffa, la cueva de Fingal” en el mismo año que Mendelssohn escribió su carta. Juntos hicieron que la cueva se convirtiese en un destino turístico romántico-victoriano imperdible. William Wordsworth, John Keats, Lord Tennyson y la Reina Victoria visitaron la cueva, al igual que lo hizo el consumado viajero y amante de las maravillas, Julio Verne.

Fingals Cave

Después de esto, la cueva nunca dejó volar en la imaginación de todos aquellos que la vieron. Pink Floyd dio nombre a una de sus primeras canciones inéditas después de visitar la cueva, y Matthew Barney usó la cueva en su Ciclo Cremaster.

Fingals Cave - Staffa

Uno puede visitar la cueva a través de un crucero (aunque los barcos no pueden a la propia) o puede viajar a la pequeña isla de Staffa y caminar hasta la cueva saltando de columna en columna.













1 comentario

Dejar un comentario