Los lagos de Ubari en medio del desierto

El “Ubari Sand Sea” es una vasta área de imponentes dunas de arena en la región de Fezzan, en el suroeste de Libia. Aunque hace unos 200.000 años, esta era una región húmeda y fértil con abundante lluvia y ríos que fluían constantemente. Estos ríos eran alimentados por un gran lago del tamaño de la República Checa, en la cuenca del Fezzan. El lago se llamaba Lago Megafezzan. Duran los períodos húmedos del lago, este alcanzaba un tamaño máximo de 120.000 kilómetros cuadrados.

El cambio climático causado en la región, secó gradualmente el lago hace entre 3.000 y 5.000 años. Todavía existen rastros de lo que fue esta gran extensión de agua en forma de micro lagos esparcidos entre las dunas imponentes, como manchas húmedas en el desierto. Actualmente podemos encontrar cerca de 20 pequeños lagos en el “Ubari Sand Sea”. Estos hermosos oasis de palmeras aparecen como anomalías en un entorno desértico.

Entre los más pintorescos de los lagos, se encuentran los de Gaberoun y Umm al-Maa. Además también se puede encontrar en sus proximidades las ruinas de una antigua aldea, la de Gaberoun, lugar al que viajan la mayoría de turistas.

Los lagos de Ubari son muy salados. Esto se debe al hecho de que estos lagos se evaporan continuamente y no cuentan con ríos reponiendo sus aguas (Libia no tiene ríos perennes que persistan todo el año). Esto ha provocado que los minerales disueltos en el agua del lago se concentren. Algunos de estos lagos son casi cinco veces más salados que el agua del mar. Varios de ellos, incluso llegan a tomar una tonalidad roja como la sangre debido a la presencia de algas tolerantes a la sal.

Aunque los lagos de Ubari no son precisamente poco profundos, ya que llegan a medir entre 7 y 32 metros de profundidad, existe riesgo de que se sequen. Las aguas de los acuíferos subterráneos del Sahara, que se depositaron hace decenas de miles de años, son limitadas, y cada vez van disminuyendo debido a la utilización de la creciente población de las zonas circundantes.

Hace unas tres décadas, el gobierno de Libia emprendió un ambicioso proyecto denominado Gran Río Artificial, destinado a sacar agua de los acuíferos por debajo de la región de Fezzan a través de una red de tuberías subterráneas para hacer florecer el desierto. El proyecto, de tener éxito, drenará la reserva de agua dulce en tan solo 50/100 años.








0 comentarios

Todavia sin comentarios!

¡Puedes ser el primero en comentar este post!

Dejar un comentario